Portada del sitio Países España

España

El programa europeo FOOD -Lucha contra la Obesidad a través de la Oferta y la Demandad- se creó como proyecto en 2009 gracias a la cofinanciación de la Comisión Europea (DG SANTÉ).
Edenred, como socio y coordinador principal, propuso a los representantes de las autoridades sanitarias públicas, nutricionistas, centros de investigación y universidades de seis países (Bélgica, España, Francia, Italia, República Checa y Suiza) que formasen un consorcio de socios.
A pesar de que la financiación europea finalizase en abril de 2011, los socios decidieron aprovechar las acciones y los resultados obtenidos y continuaron con un programa a largo plazo del que España forma parte.

Socios

Edenred

https://www.edenred.es

Edenred diseña y desarrolla programas de tickets para empresas y autoridades públicas. Su producto insignia es el vale de comida (o Ticket Restaurant®), que lleva utilizándose en todo el mundo desde hace más de 50 años y por más de 43 millones de personas todos los días en 42 países.
Los vales de comida pueden servir como una vía para alentar un cambio en los hábitos de alimentación y estilo de vida de los empleados. Además, el proyecto FOOD –que se convirtió en un programa a largo plazo– encaja perfectamente con los objetivos de responsabilidad social corporativa de Edenred, de los cuales el acceso a una nutrición equilibrada es la prioridad principal. Edenred es responsable de la coordinación del programa y la divulgación de la información y los resultados.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN – antigua AESAN)

http://www.aecosan.msssi.gob.es

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) es una organización independiente transferida al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, cuya misión es garantizar el más alto nivel de seguridad alimentaria y promover la salud de los ciudadanos: reduciendo los riesgos de enfermedades transmitidas por alimentos, garantizando la eficiencia de los sistemas de control de alimentos, promoviendo el consumo de alimentos saludables, mejorando la accesibilidad y la información sobre ellos. La AESAN planifica, coordina y desarrolla estrategias y acciones para promover la salud en el ámbito de la nutrición y, especialmente, la prevención de la obesidad. El objetivo de la AESAN es que los ciudadanos confíen plenamente en los alimentos que consumen y tengan conocimientos suficientes para tomar decisiones saludables.

La AECOSAN fue miembro de FOOD durante la fase de proyecto.

Fundación Dieta Mediterránea (FDM)

https://dietamediterranea.com/en/

La Fundación Dieta Mediterránea (FDM) es una organización sin ánimo de lucro con una estricta agenda científica y cultural. Fue fundada en 1996 por la Asociación para el Desarrollo de la Dieta Mediterránea con el fin de preservar el estilo de vida que los países mediterráneos llevan disfrutando desde hace miles de años. Además, la fundación contribuye al mantenimiento de una agricultura sostenible y a preservar el medio ambiente. Los objetivos principales de la fundación son promover la investigación científica sobre la dieta mediterránea en relación con sus aspectos saludables, históricos, culturales y gastronómicos, y difundir los resultados de los estudios.

La Fundación Dieta Mediterránea fue miembro del programa FOOD desde el 2011 hasta el 2015.

Academia Española de Nutrición y Dietética

http://www.academianutricionydietetica.org

La Academia Española de Nutrición y Dietética (antiguamente la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas) se unió al programa FOOD en 2014. Su trabajo se centra en cuatro ámbitos que dan forma a los objetivos y actividades principales: nutrición basada en la evidencia, educación sobre alimentación para la población y cooperación de la humanidad. La Academia dirige proyectos como la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética (www.renhyd.org/index.php/renhyd), la Red de Nutrición Basada en la Evidencia (www.rednube.net) y la ONG Alimentacción (www.alimentaccion.org).

Metodología

Paso 1: Investigación y conocimientos

Inventario de resultados existentes

Durante la fase de proyecto (2009-2011) y antes de la creación de las herramientas y el lanzamiento de las campañas de comunicación, el Consorcio adoptó varias acciones para entender lo que se había hecho hasta el momento en materia de promoción de la salud en el trabajo y determinar las necesidades de ambos grupos objetivo, empleados y restaurantes.
En primer lugar, se elaboró un inventario detallado de los programas existentes relacionados con las intervenciones nutricionales. Esta revisión de los programas existentes se realizó con el fin de entender las iniciativas ya llevadas a cabo en los distintos países y relacionadas con las intervenciones orientadas a promover una alimentación sana en el lugar de trabajo. La revisión se centraba específicamente en iniciativas centradas en una alimentación equilibrada en los restaurantes y en iniciativas centradas en los empleados en el lugar de trabajo.
70 programas coincidían con los criterios de la revisión en los 6 países, y se incluyeron en el estudio.

En el inventario de FOOD en España se incluyeron dieciocho programas dirigidos a empleados y uno dirigido a restaurantes.

Fue lanzado por Asepeyo para el departamento de nutrición de la Universidad de Blanquerna, y orientado a sus propios empleados con el objetivo de que adoptasen hábitos de alimentación y de estilo de vida saludables. La participación en el programa era voluntaria.

Fue lanzado por Barcelona Transports y Roche Farma en 2005 para animar a sus 300 empleados a comer sano y hacer ejercicio físico. El programa era gratuito exclusivamente si se alcanzaban los objetivos de la reducción de peso.

Su objetivo era promover hábitos de alimentación saludables y la práctica de ejercicio entre los empleados de Bonduelle e identificar grupos en riesgo conociendo su situación nutricional. La empresa utilizó sus propios conocimientos especializados para crear este programa de tres fases.

Fue lanzado por CAMPOFRIO en 2007. Centrado en sus propios empleados, el programa promovía una nutrición saludable y ayudaba a los empleados con sobrepeso a perder peso.

El programa animaba a 600 empleados y sus familias a adoptar hábitos de alimentación saludables y se les ofrecían prestaciones sociales. Tuvo una gran visibilidad e incluía un plan de evaluación. La empresa se comprometió plenamente a garantizar su éxito.

La empresa reconocía las ventajas de tener una plantilla sana y totalmente comprometida, y creó un programa integral sobre salud, nutrición, gestión del estrés y actividad física.

La empresa lanzó un programa interno orientado a sus propios empleados para promover una nutrición saludable y ofrecerles prestaciones sociales. El programa tenía como objetivo mejorar los conocimientos de los empleados sobre nutrición, pero la información solamente abordaba los propios productos de la empresa.

Danone lanzó un programa orientado a sus empleados y los familiares de estos. El programa incluía revisiones médicas regulares, controles de tabaco y controles de peso y dieta.
Danone lanzó otro programa en 2004 titulado NUSA — Nutrición y Salud. El programa se centró en 350 profesionales de la salud de empresas privadas. El objetivo era facilitarles recursos prácticos y referencias para mejorar sus conocimientos teóricos y prácticos sobre nutrición.

Lanzó un programa orientado a sus empleados para promover una nutrición saludable. Los empleados pagaban para participar y se les ofrecían prestaciones sociales e intervenciones de expertos en nutrición y cocina.

Los restaurantes y las cafeterías que participaban en el programa lanzaban mensajes sobre alimentación saludable a través de menús, pósters y folletos para los empleados y los clientes que comían en los restaurantes. El programa fue creado por Eurest Comedor y contó con el apoyo de los restaurantes.

Un equipo médico elegía a los empleados con los riesgos cardiovasculares más altos y se les invitaba a participar en una formación, una evaluación y un plan de actividades para mejorar sus hábitos saludables.

El programa estaba orientado a los empleados de Kellogg’s y tenía el objetivo de mejorar la imagen corporativa promocionando hábitos de alimentación saludables y ofreciendo prestaciones sociales a su plantilla. El programa tuvo una gran visibilidad y se comunicaba regularmente a los empleados. Además, también se les ofrecía formación nutricional, un desayuno saludable y Tickets Restaurant y/o una cocina totalmente equipada.

El Programa Internacional de Nestlé sobre Salud, Bienestar y Dieta Terapéutica estaba orientado a los empleados de Nestlé y tenía como objetivo animarlos a adoptar hábitos de alimentación y estilo de vida saludables. El programa era gratuito, tuvo una gran visibilidad e incluía controles regulares.
Dieta Terapéutica fue lanzado por Nestlé España en 2005 para ayudar durante un año a los empleados con sobrepeso a adoptar hábitos saludables y a perder peso. Varios nutricionistas y profesionales de la salud proporcionaron una sólida estrategia de comunicación basada en la evidencia.

El programa se lanzó en 2005 con el objetivo de promover hábitos de alimentación saludables entre los empleados, que recibían prestaciones sociales por participar. Se les sometía a controles médicos regulares, planes de prevención del trabajo y una dieta supervisada mediante controles de peso regulares.

Fue lanzado por Unilever España en 2007 para incrementar el consumo de fruta y alimentos saludables durante el desayuno e informar mejor a los empleados. El programa ofrecía acceso a alimentos saludables pero no ofrecía una formación suficiente en la materia.

Los empleados de las empresas que se inscribían en los servicios de BCC recibían un boletín de noticias y otros materiales impresos sobre nutrición saludable.

El programa se desarrolló en Cataluña y estaba orientado al personal que suele comer fuera de casa durante la jornada para promover una nutrición saludable y la actividad física. El programa se integró en las campañas de salud públicas para promover la dieta mediterránea como un estilo de vida saludable. No obstante, se identificó una limitación: algunos restaurantes pequeños consideraban que el proyecto no aportaba un valor añadido ni era prioritario. Por el contrario, las grandes cadenas y cafeterías lo consideraron rápidamente como una oportunidad.

Resumen

Las empresas privadas ofrecían todos los programas orientados a los empleados encuestados aquí, la mayoría de ellos procedentes del sector de la alimentación. A pesar de que España es un país grande, con una tradición de alimentación saludable basada en la dieta mediterránea, el gran número de programas identificados demuestra que el cambio en los hábitos de alimentación es un motivo de preocupación evidente. Todos excepto uno de ellos era gratuito y, dado que pertenecían principalmente a empresas privadas, no pudimos estimar el gasto.
El programa orientado al sector del restaurante tenía objetivos similares al proyecto FOOD pero, a diferencia de FOOD, solo estaba dirigido por una institución pública. Era un programa original; el único de este tipo lanzado en España en 2006, aunque limitado a la región de Cataluña.
La actividad física se incluía en la mayoría de los programas revisados.

La revisión de los programas existentes incluida en el inventario permitió que los socios extrajeran varias conclusiones comunes:

  • Había una falta general de evaluación de la mayoría de los programas
  • No se hacía una buena promoción de los proyectos
  • Los públicos objetivo eran mayoritariamente pasivos
  • Poca presencia de profesionales
  • Se crearon herramientas inadecuadas como resultado de una mala evaluación de los públicos objetivo
  • Falta de visibilidad y claridad de las herramientas creadas

Encuestas cuantitativas y cualitativas

Primeros cuestionarios para empleados y restaurantes (2009)

Tras una revisión de los programas existentes y basándose en los resultados principales, se lanzó una encuesta con dos cuestionarios: uno orientado a los restaurantes y otro a los empleados. La encuesta se realizó en todos los países participantes a través de la red de Edenred, diseñada por el CIRIHA y el Instituto Paul Bocuse, y más tarde analizada por el Centro de Investigación del Instituto Paul Bocuse, en Francia.
Al menos 52 000 empleados y 5 000 restaurantes de los seis países participantes recibieron los cuestionarios. Un total de 4 529 empleados y 339 restaurantes respondieron a los cuestionarios, un índice de respuesta por encima del 5 % previsto.

Empleados

507 empleados españoles participaron en el primer cuestionario, un 61 % eran mujeres. Pocos encuestados se percibían a sí mismos como personas con sobrepeso u obesas, comparado con la media nacional, como podemos apreciar en el gráfico siguiente:

Figura 18: Desglose del peso indicado por los empleados

Un 42,8 % de los encuestados conocían la existencia de un programa sobre la promoción de una alimentación equilibrada. Su fuente principal de información era una iniciativa pública (a pesar de que no se había mencionado ninguna en el resumen). La mayor parte de los encuestados de los seis países mostraron interés en recibir más información (un 93,2 %).
Los empleados españoles toman una pausa para comer todos los días, según el 82,3 % de los encuestados, solo por detrás de los encuestados suecos. Más de la mitad de los empleados que toman una pausa para comer, comen en casa o comida traída de casa. El mayor número de encuestados que indicaron que comían en casa procedían de España. Para el 34,9 % de los encuestados, el motivo principal de no comer en un restaurante era que preferían la comida casera. El segundo motivo indicado era que los alimentos eran hipercalóricos. La falta de tiempo fue el tercer determinante, mencionado por un 16 % de los encuestados. Pocos encuestados de los seis países que comen fuera de casa lo hacen en una panadería, una bocatería o un restaurante de comida rápida.

Figura 19: Desglose de los lugares frecuentados por los empleados españoles para las comidas

El principal determinante a la hora de elegir el lugar para comer es la proximidad al lugar de trabajo, seguido de la rapidez del servicio. La calidad nutricional de la comida fue el tercer motivo indicado. La elección de la comida en el restaurante dependía (al igual que en los otros países) de lo que al empleado le apetecía en ese momento dado. El apetito fue el siguiente determinante más común. La calidad nutricional del plato fue el tercer criterio.
De forma similar a Italia y Suecia, una nutrición equilibrada significaba para la mayoría de los encuestados: «comer comida que esté buena al mismo tiempo que proteges tu salud». La segunda definición más elegida fue: "varias comidas en cantidades moderadas en un entorno agradable".
En un menú de restaurante, el símbolo de Gustino (la mascota del programa "Alimentación y Equilibrio" que se promovió a través de una gran red de afiliadas de Ticket Restaurant®) fue elegido por más de la mitad de los encuestados como el mejor a la hora de indicar un plato saludable y equilibrado). Aparte de Suecia, donde la mayor parte de los encuestados eligió el símbolo Keyhole, la mayoría de los otros cinco países preferían tener el símbolo Gustino en el menú.

Restaurantes

64 restaurantes españoles respondieron al primer cuestionario. Todos menos un 5 % de los restaurantes encuestados ofrecían una fórmula de menú diario.
Más de la mitad de los propietarios de restaurantes han oído hablar de la iniciativa nacional en favor de una nutrición equilibrada. La mayoría habían leído sobre ella en un folleto. La televisión y la radio también eran otras fuentes de información. Más del 90 % de los encuestados que estaban familiarizados con un plan nutricional han puesto en práctica sus recomendaciones en sus restaurantes (la cifra más alta de los seis países). La mitad de los que no han aplicado las recomendaciones dijeron que la causa principal de ello era la falta de tiempo. El presupuesto y la falta de interés por parte del cliente fueron los otros dos motivos mencionados. No obstante, todos los encuestados (de nuevo la mayor parte de los seis países), reconocieron que podrían contribuir a la buena salud de sus clientes.

Figura 20: Clasificación de los restaurantes indicados por los encuestados

En relación con los conocimientos sobre alimentación equilibrada, ninguno de los encuestados dijo que no sabía nada o que no le interesaba el tema. Sin embargo, un 65,6 % (una cifra con diferencia mucho más alta que en los otros seis países) dijo no tener ningún conocimiento del tema en absoluto. Alrededor de un tercio de los propietarios de restaurantes (segundo por detrás de Suecia) dijo tener un buen conocimiento de la materia.

Figura 21: Conocimientos de los propietarios de restaurantes sobre alimentación equilibrada

Para la mayoría de los encuestados, la nutrición equilibrada significaba comida suculenta seguida de «varias comidas en una cantidad moderada». Una vez más, solo por detrás de Suecia, los propietarios de restaurantes españoles indicaron utilizar productos locales en sus platos. La calidad, la satisfacción del cliente y el precio, en este orden, fueron los beneficios principales indicados sobre el uso de productos locales.
De manera similar a los resultados de los empleados, los propietarios de restaurantes también señalaron que el símbolo de Gustino era el más apropiado para indicar un plato equilibrado (elegida por un 59,2 %). Tres cuartas partes de los encuestados no consideraban que hubiese ningún obstáculo a la promoción de una nutrición equilibrada en sus restaurantes. Para un 20 % de los encuestados, el presupuesto sería un obstáculo a la hora de realizar cambios en los alimentos que ofrecen y un 13,3 % de los encuestados consideraba un problema la falta de demanda de esta comida.

Los resultados de la encuesta indican que los empleados que participaron en ella están interesados en la alimentación saludable. Menos empleados que la media nacional tenían sobrepeso y solo una minoría eligió comer comidas rápidas durante la hora de comer. Prácticamente todos los encuestados estaban interesados en obtener más información sobre la alimentación equilibrada. Para la mayoría de los encuestados, la alimentación equilibrada tenía connotaciones positivas y estaba relacionada con la protección de su propia salud.

La mayoría de los restaurantes que participaron en la encuesta eran independientes. Todos mostraron interés en la alimentación saludable, aunque muchos de ellos no tenían ningún conocimiento sobre la materia.

Un tercio de los que tenían conocimientos sobre la alimentación equilibrada y conocían el programa nacional, también aplicaban las recomendaciones en sus restaurantes. Todos los restaurantes se mostraron dispuestos a mejorar la salud de sus clientes.

Encuesta cualitativa a los restaurantes

Paralelamente a la encuesta cuantitativa, en 2009 también se realizó un estudio cualitativo de los restaurantes. La encuesta se realizó en doce países (Alemania, Bélgica, Brasil, España, Francia, Grecia, India, Italia, Marruecos, Polonia, Reino Unido y República Checa) y se eligieron cinco restaurantes de cada país. Los objetivos de la encuesta eran entender cómo y por qué los chefs cocinan de la forma en que lo hacen y qué podría motivar un cambio en su actitud. La siguiente fase era intentar y convencer a los restaurantes de que cocinar sano tiene muchos beneficios sin gastos adicionales.

Los cinco propietarios de restaurantes entrevistados en España ofrecían comida tradicional española. La variedad y la calidad eran importantes para todos ellos, más que la cantidad. Sabían que el producto de calidad es más caro y estarían dispuestos a ofrecerlo a condición de que hubiese una demanda por parte de los clientes. Todos ellos utilizaban productos locales en sus elaboraciones. También utilizaban aceite de oliva, un ingrediente fundamental de la dieta mediterránea. Podrían considerar la posibilidad de limitar la cantidad de grasa que utilizan pero no dejarían de utilizarlo del todo. La cocina al vapor era un método potencial a considerar para reducir la cantidad de grasa en los platos.
Algunos dueños de restaurantes habían observado un cambio en la demanda de alimentos saludables y algunos estaban realizando cambios en su oferta. La demanda de sus clientes sería el único incentivo para realizar cambios en los platos que ofrecen.

Paso 2: Recomendaciones

Tras consolidar los resultados de la primera encuesta de 2009 y el inventario, los expertos resumieron una serie de recomendaciones orientadas a los restaurantes y los empleados.
El objetivo de estas recomendaciones era ofrecer un asesoramiento real y práctico para ayudar a ambos grupos objetivo a adoptar hábitos de nutrición más saludables.
A pesar de la intención de algunos socios de disponer de unas recomendaciones europeas comunes, cada país decidió adaptarlas a sus hábitos culturales locales. Tras otra consulta a nivel nacional, los socios aceptaron seis recomendaciones europeas comunes para los empleados y una para los restaurantes.

 

Las recomendaciones españolas de una alimentación saludable y equilibrada se basaban en la dieta mediterránea y en un patrón alimenticio moderado, tomando como base las verduras, con una evidencia científica sustancial de sus beneficios para la salud. Se caracteriza por defender un consumo abundante de frutas y verduras, legumbres, cereales y frutos secos, el uso de aceite de oliva, el consumo frecuente de pescado, un consumo moderado de productos lácteos y un bajo consumo de carne roja y azúcares simples. Los socios españoles desarrollaron sus recomendaciones tomando como marco el patrón de la dieta mediterránea.

Asimismo, se dieron varias recomendaciones nutricionales generales para familiarizar a los empleados con sus necesidades en términos de nutrientes.

  • Consumo de grasa: Actualmente, la comida contiene demasiada grasa. Reducir la cantidad de grasa en la dieta, principalmente las grasas saturadas de origen animal (carnes grasas, embutidos, nata y mantequilla), ayudará a mejorar la salud sin aumentar de peso. Las grasas saturadas aumentan los niveles de colesterol en sangre e incrementan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Alimentos ricos en fibra: La fibra se encuentra en alimentos de origen vegetal y principalmente en las verduras, los cereales, la fruta y los frutos secos. Consumir alimentos ricos en fibra refuerza los intestinos, mejora los niveles de glucosa en sangre y ayuda a reducir el colesterol con el fin de prevenir enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. Además, tienen un efecto saciante y ayudan a controlar el peso. Es recomendable consumir alrededor de 25 gramos de fibra alimentaria diariamente, variando el consumo de fruta, verduras y cereales.
  • Consumo de carbohidratos: Los carbohidratos son los bloques de construcción de los alimentos. Los cereales son un alimento rico en carbohidratos (el pan, el arroz y las pastas), al igual que las patatas y las verduras. Proporcionan una fuente rica en proteínas si se combinan con verduras. Tienen un efecto saciante y un precio razonable, por lo que permiten comer bien sin gastar demasiado.
  • Hidratación: Deberíamos beber entre 1,2 y 2 litros de agua al día para sustituir los fluidos pedidos y mantener un estado de hidratación adecuado. Deberíamos evitar el consumo de bebidas azucaradas y zumos con azúcar añadido como sustitutos del agua porque un consumo excesivo de estos azúcares incrementa el número de calorías y contribuye a un aumento de peso.

Recomendaciones para los empleados

  • Probar siempre la comida antes de añadir sal.
  • Utilizar el agua como bebida de elección para acompañar las comidas.
  • Al menos asegurar 5 raciones al día entre frutas y hortalizas.
  • Procurar que la fruta o lácteos bajos en grasa sean los postre habituales.
  • Elegir técnicas de cocinado que no añadan excesiva cantidad de grasa.
  • Priorizar el consumo de cereales y derivados integrales, como por ejemplo, pan integral.
  • Aumentar el consumo de legumbres, pescado y huevos como alternativa al consumo de carne, especialmente roja.
  • Elegir el menú asegurando la presencia de hortalizas, especialmente como primer plato o sino, como guarnición.
  • Cuidado con el tamaño de las raciones. Comer solo lo que se necesite, ni más ni menos.
  • En los descansos: evitar el picoteo de alimentos con demasiada grasa, sal o azúcar (por ejemplo, snacks salados o dulces).

Recomendaciones para los restaurantes

Los socios españoles han elaborado sus recomendaciones basándose en la cocina típica española y los hábitos culturales mediterráneos. Uno de sus objetivos principales es fomentar una reducción en el consumo de carne, ya que la mayoría de los empleados comen carne a mediodía. Las recomendaciones para los empleados se basan en los principios de la dieta mediterránea. Se anima a los empleados a comer más fruta y verdura, y a utilizar aceite de oliva en lugar de grasas de origen animal.
Solo se han elaborado siete recomendaciones para los restaurantes, la cifra más baja de los seis países, de modo que podrían ser un objetivo fácil para los restaurantes españoles. Solo la primera recomendación (la común) está relacionada con métodos de cocina. Las otras están relacionadas principalmente con la manera en que se sirve y se presenta la comida a los clientes. Esto debería facilitar a los dueños de restaurantes la tarea de aplicar las recomendaciones.

  • Al menos un tercio de los primeros platos serán a base de verduras u hortalizas.
  • Se ofrecerán hortalizas o verduras como alternativa de guarnición de los segundos platos.
  • Existirá siempre como mínimo una opción de pescado como segundo plato. Existirá siempre como mínimo una opción de carne blanca (pollo, pavo, conejo, etc.) o una opción de huevos como segundo plato. Estas opciones serán elaboradas sin derivados cárnicos (como por ejemplo, embutidos o bacon).
  • Al menos una de cada tres opciones de postre serán fruta fresca (entera o manipulada, por ejemplo, macedonia).
  • Al menos dos veces a la semana se ofrecerá un primer plato de legumbres cocinado principalmente con alimentos de origen vegetal (por ejemplo, verduras y hortalizas o arroz).
  • Se incluirán preparaciones culinarias que no requieran la adición de gran cantidad de grasa (cremas, manteca, margarinas, mantequillas o una gran cantidad de aceite) y se utilizarán técnicas como las cocciones alimentarias al vapor, horno, parrilla, salteado, plancha, etc.
  • Se ofrecerá aceite de oliva virgen para los aderezos.
  • Se ofrecerá pan integral como alternativa al pan blanco.
  • Al sentarse los comensales, se ofrecerá una jarra de agua en las mesas. No habrá saleros sobre las mesas al alcance de los clientes; se ofrecerán solo cuando se solicite.
  • Existirán opciones de:
    • menú tradicional;
    • posibilidad de elegir un menú a base de dos primeros (y postre);
    • posibilidad de elegir medio menú: un plato, a elegir entre los primeros o segundos platos (y postre); o bien menús completos a base de medias raciones.

Criterios a satisfacer para formar parte de la red de restaurantes FOOD

Tras la elaboración de las recomendaciones FOOD para los restaurantes, se creó una red de restaurantes que respetan un cierto número de recomendaciones.
En España, los restaurantes deben aplicar 6 de las 12 recomendaciones para poder formar parte de la red de restaurantes FOOD.

Para ver el mapa de la red de restaurantes FOOD, pinche aquí

Paso 3: Estrategia de comunicación

La exposición itinerante (2009)

La campaña de comunicación se inició oficialmente en octubre de 2009 con una "exposición itinerante" en los seis países participantes. Un autobús de dos pisos con los colores de FOOD condujo por la capital de cada uno de los seis países de la fase de proyecto. El viaje comenzó en París y continuó hacia Bruselas, Estocolmo, Praga y Milán, y finalizó en Madrid. En estas paradas de un día, los socios mostraban las primeras herramientas creadas y explicaban los objetivos y las acciones del proyecto.

España celebró el exitoso final de la gira europea. El autobús de FOOD llegó a la ciudad el 27 de octubre.
Más de 1 500 visitantes vinieron a participar en las actividades organizadas por los socios locales: AESAN, FDM, FOOD PRO FIT y Edenred.
La parte inferior del autobús se dedicó al DVD de aprendizaje electrónico de FOOD. Para poder subir al autobús, las personas tenían que calcular primero su IMC junto con un nutricionista. En la parte superior se impartieron seminarios cada 30 minutos, en los que el socio FDM y varios nutricionistas explicaron a los visitantes lo que es una dieta equilibrada y cómo conseguirla.
Los visitantes también tuvieron la oportunidad de saborear muchas especialidades mediterráneas preparadas por el chef Mario Barrero, así como varios zumos deliciosos y originales para dar variedad a los desayunos, algunos con zanahoria, naranja y fresas.
Por último, se invitó a los presentes a probarse un chaleco de 10 kg para demostrar el impacto del exceso de peso en el cuerpo.
El evento fue todo un éxito, confirmando así la necesidad de divulgar este tipo de información y sensibilizar a la gente sobre ella.

Herramientas de comunicación

A lo largo del proyecto y la fase de programa, se crearon varias herramientas de comunicación para ambos grupos objetivo:

Consultar las herramientas de comunicación para los empleados

Consultar las herramientas de comunicación para los restaurantes

Paso 4: Evaluación

Segundo cuestionario para empleados y restaurantes (2010)

En el año 2010 se realizó una segunda encuesta para probar y evaluar la primera fase del proyecto y el éxito de las herramientas. Llegado este punto, el proyecto había alcanzado muchos de sus objetivos. Se habían elaborado recomendaciones nutricionales en cada país, tanto para los restaurantes como para los empleados, y se habían creado varias herramientas de comunicación en cada país y en todo el proyecto. En los 28 meses de duración del proyecto se introdujeron e implementaron más de 100 iniciativas de comunicación. Especialmente popular fue el sitio web que obtuvo más de 66 600 visitas entre febrero de 2009 y mayo de 2011.
Se estimó que después de 28 meses, alrededor de cuatro millones de empleados y 195 000 restaurantes habían recibido los mensajes del proyecto.

Los evaluadores señalaron varias dificultades en relación con los cuestionarios de la encuesta, particularmente el hecho de que al final fueran tan largos debido a la necesidad de evaluar varios tipos de intervenciones nacionales, lo cual tuvo como resultado posiblemente menos respuestas.
Los resultados y los impactos a nivel europeo fueron analizados por el Centro de Investigación del Instituto Paul Bocuse.
Los cuestionarios llegaron a manos de un mínimo de 52 000 empleados. Es difícil decir de qué manera el proyecto ha influido en la elección por parte de los empleados de una alimentación saludable, ya que el objetivo general era sensibilizar y proporcionar a este grupo objetivo la información que necesitaba para ayudarle a hacer elecciones más saludables. No obstante, un resultado significativo de la encuesta de 2010 era que un 59 % de los empleados estaba a favor de comer de manera saludable al mediodía, lo cual significa que sigue siendo un grupo objetivo importante.
Desde el punto de vista del restaurante, al menos 5 000 establecimientos recibieron los cuestionarios. Unos meses después, más de 1 760 restaurantes se habían unido a la red de restaurantes FOOD tras las recomendaciones nacionales, a pesar de que las intervenciones orientadas a los restaurantes tuvieron lugar en una fase bastante tardía del proyecto. Este corto espacio de tiempo también podría explicar que la segunda encuesta tuviera unos resultados de sensibilización tan bajos entre los restaurantes (solo un 10 % de los encuestados estaban familiarizados con los objetivos del proyecto), aunque los resultados indicaban que un 51 % de ellos consideraban que servir comidas saludables aportaba valor.
Por tanto, es evidente que se necesita un apoyo continuo de programas como FOOD para incrementar la demanda de estos alimentos/comidas por parte de los clientes y el número de restaurantes que los ofrecen.
Además de las acciones y las herramientas creadas e implementadas, y del establecimiento de la red de restaurantes FOOD, otro logro del proyecto es la creación de una provechosa asociación entre los sectores públicos y privados.

Resultados del cuestionario para empleados

757 empleados respondieron al segundo cuestionario, más que en 2009. El desglose de pesos era idéntico al de 2009. Un 58 % indicó que tenía un peso normal, un 31 % dijo que tenía sobrepeso y un 9 % indicó que era obeso. Un 20 % de los encuestados pensaban que su dieta era saludable y un 64 % dijo que comía bastante saludable. Solo un 6 % dijo que comía más bien poco sano, poco sano o no pensaba en si lo que comía era sano o no.
Un 24 % de los encuestados conocían la existencia del proyecto FOOD. Un 4 % de ellos estaban familiarizados con sus contenidos. La mayoría conocía el proyecto por el folleto publicitario de Ticket Restaurant.
«Varias comidas en cantidades moderadas en un entorno agradable» fue para la mayoría de los empleados la mejor definición de alimentación equilibrada. Este resultado es distinto al de 2009, cuando la mayoría eligió «comer comida que esté buena al mismo tiempo que proteges tu salud». Esta respuesta había sido elegida por solo un 35,7 % de los encuestados. Se ha producido un cambio hacia el reconocimiento de que la alimentación sana debería ser variada y que el entorno en el que se come también es importante. Este cambio es positivo y confirma el hecho de que los empleados españoles se preocupan por llevar una dieta saludable.
La mayoría de encuestados toma una pausa para comer todos los días (o casi todos los días) durante la semana laboral (un 74 %), pero el número ha descendido en comparación con los resultados de 2009, cuando más encuestados respondieron que tomaban una pausa de manera poco frecuente o nunca.
Un 88 % de los encuestados que habían tomado una pausa para comer, comía al menos en un tipo de restaurante, el resultado más alto de los seis países. Para los que no comían fuera, el motivo principal seguía siendo que preferían la comida casera. El hecho de que los restaurantes ofrecen comidas hipercalóricas o un servicio de comidas que no se ajusta a los requisitos de alimentación de los clientes, fueron las otras dos razones mencionadas.
Al escoger un lugar para comer, ahora la oferta de comidas variadas era el determinante principal, seguido por la proximidad al lugar de trabajo y la rapidez en el servicio. El precio y la asequibilidad de las comidas quedó en 6º lugar.
El factor más importante de la encuesta al escoger qué comer al mediodía fue si el plato era equilibrado (elegido por un 67 %, en comparación con solo un 22 % en 2009). Colo un 39 % de los encuestados han elegido esta vez «Lo que me apetece en ese momento dado.» Esto indica una tendencia positiva hacia la concienciación sobre las cuestiones nutricionales.
El año pasado, un 35 % de los encuestados dijeron haber hecho algunos cambios en sus dietas. Otro 21 % estaba considerando hacer cambios, y un 21 % más decía estar comiendo ya conforme a las recomendaciones.
Con vistas a promover el proyecto FOOD entre los usuarios de Ticket Restaurant, Edenred España ha publicado varios anuncios en los folletos publicitarios de Ticket Restaurant, que leído por aproximadamente 170 000 usuarios en España. Estos folletos incluyen las recomendaciones y el sitio web de FOOD. Como resultado, España experimentó un gran aumento en las visitas a la parte española del sitio web de FOOD.

Resultados del cuestionario para restaurantes

61 restaurantes de España respondieron al segundo cuestionario, el mayor número de los seis países. España es el único país en el que la mayoría de los restaurantes no ofrecen un menú diario (un 59 %), a diferencia de los resultados de 2009.
En cuanto a los conocimientos sobre alimentación equilibrada, un 21 % de los encuestados dijo tener buenos conocimientos. A un 53 % le hubiese gustado tener más información y un 75 % quería obtener más información. Solo un 5 % de los encuestados no estaban interesados en saber más. Como motivos principales se nombraron la falta de tiempo y de presupuesto.
Un 13 % de los encuestados había visto el logo de FOOD antes, pero solo un 7 % conocía los contenidos del proyecto. Los propietarios de restaurante familiarizados con el proyecto mostraron un buen entendimiento de las recomendaciones.
Aproximadamente un 65 % de los encuestados han realizado cambios en su dieta basándose en las recomendaciones nutricionales o estaban considerando hacerlo. La razón mencionada más frecuentemente para no aplicar las recomendaciones eran, bien la percepción de que la oferta ya las cumplía, bien que los dueños de restaurantes no habían pensado en aplicarlas. A pesar de que se ha producido un ligero incremento en la demanda de platos más saludables, porciones más pequeñas e información nutricional por parte de los clientes, la mayoría de los restaurantes no han reconocido este cambio.

La tendencia positiva observada en la primera encuesta en relación con la actitud de los empleados con respecto de la alimentación saludable también se hizo evidente en la segunda encuesta. A pesar de que menos empleados tienen tiempo para tomar una pausa para comer todos los días, la mayoría de los que sí comen fuera eligen el restaurante basándose en la comida que ofrecen. También se hizo evidente porque, para la mayoría de los empleados, la alimentación equilibrada está relacionada con la variedad de la comida ofrecida, su cantidad y dónde se consume.
De los resultados de la encuesta para los restaurantes se deriva que estos se preocupan menos por las cuestiones relacionadas con la salud. La mayoría no ofrecen un menú especial para la comida ni han observado ningún incremento en la demanda de comidas equilibradas. Sin embargo, un aspecto positivo a señalar es que más de la mitad de ellos habían realizado cambios o estaban pensando en realizar cambios en las comidas que ofrecían basándose en las recomendaciones.

Los cuestionaros basados en las encuestas de 2009-2010, denominados barómetros FOOD, se publican cada año desde 2012 para medir la evolución de los hábitos y las opiniones de ambos grupos objetivo –empleados y restaurantes– sobre la alimentación equilibrada.

Pincha aquí para consultar los resultados de España

Paso 5: Adaptación y divulgación

Los datos recopilados durante la evaluación, permite a los socios adaptar la estrategia de comunicación con respecto de las necesidades y las expectativas de los empleados y los restaurantes. Se trata de una mejora continua del programa, sus mensajes y sus herramientas de comunicación.